Las palabras son pistolas cargadas

jueves, septiembre 14, 2006

Traducción: Traduttore, traditore... ¿y también pirata? | Traduttore, traditore... and a pirate too?

Lo que le faltaba a los pobres traductores audiovisuales. Artículo aparecido hoy en Ciberpaís (suplemento de informática del diario El País): La piratería dificulta la traducción de películas para su doblaje.

El traductor Xosé Castro Roig señaló la semana pasada [en una conferencia en la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)] que «la piratería de películas entorpece el trabajo de la traducción» y destacó la «histeria y desconfianza» que en este aspecto tiene la industria de Hollywood.

La piratería obliga a trabajar al traductor de una forma «obtusa» por problemas de seguridad, ya que Hollywood remite el filme que se debe traducir para su doblaje sin música ni efectos especiales e incluso «tapando toda la pantalla en negro salvo las bocas de los personajes para poder ver el movimiento de labios».

Castro indicó que la desconfianza se explica porque «el pirateo procede de alguien de la cadena cinematográfica».

Y claro, ya se sabe que toda cadena se rompe por su eslabón más débil.

Si a esto le unimos la reciente noticia (también de El País, vía Versión Original) de que Yuko Matsuoka, la traductora de «Harry Potter» al japonés, ha sido acusada de fraude fiscal (¡¡de 23,5 millones de euros, nada menos!! ¿Cuáles eran las tarifas de Yuko-san?), se comprende por qué a las productoras de Hollywood no les parece descabellado pensar que los traductores audiovisuales (todos ellos podridos de dinero, como es público y notorio) están conchabados con los vendedores del top manta.

Respecto a la piratería de películas, otra traductora audiovisual (cuyo nombre, por si acaso, no mencionaré) contó una curiosa anécdota en una conferencia pronunciada hace año y medio en la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca. Una productora le había enviado un vídeo para traducir tan mutilado como los que comenta Xosé Castro: toda la pantalla en negro, excepto los labios de los actores. Dado que en esas condiciones le resultaba imposible realizar su labor con la debida calidad, la traductora se vio obligada a buscar una copia pirata en Internet y descargarla mediante una aplicación P2P. Todos los asistentes a la conferencia reímos a gusto, porque parecía absurdo tomar una medida que no sólo le ponía las cosas más difíciles de lo debido al traductor (y que, por tanto, iba en contra de los intereses de la propia productora), sino que fomentaba la piratería en vez de combatirla. Pero parece lo que hace unos meses era una anécdota chusca se ha convertido en otro obstáculo (constraint, dirían los téoricos) para la labor traductora. Cosas veredes.

(Aprovecho para recordar que Xosé Castro no sólo mantiene una excelente página personal, con mucha información y recursos útiles para traductores, sino también La mamola, una divertida bitácora.)

Hollywood es un lugar donde te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma (Hollywood is a place where they'll pay you a thousand dollars for a kiss and fifty cents for your soul). (Marilyn Monroe)

Technorati tags:

3 Comments:

  • ¿Y qué traductor del sector audiovisual no se quejaría? A veces pienso que para dejarme la vista en esos minicuadros en blanco y negro que me facilitan, mejor inventarse la historia... (parece que me pusieran la manzana de la tentación delante). La falta de confianza es lógica en general dentro del problema de la piratería, pero creo que hay pocos métodos para solucionar la cuestión de forma económica y cómoda para ambas partes.
    Quizá si dejarán los vídeos en un servidor donde no se pudieran descargar sino sólo reproducir (si, ya sé, vendría algún listo con un programa de captura de vídeo y vuelta a empezar...).

    Gracias por este comentario, tan interesante como todos los que nos ofreces.
    Un abrazo de una compañera.

    By Blogger Eugenia Arrés, at lunes, septiembre 18, 2006 1:38:00 p. m.  

  • Gracias a ti, Eugenia, por tu comentario y por el elogio ;o)

    No es fácil encontrar una solución, pero traductores y productoras deberían reunirse y buscarla, porque la situación actual no es sostenible. Como sugerencia (tal vez ingenua), ¿no se podría entregar a los traductores audiovisuales copias en blanco y negro, sin efectos especiales y con la imagen algo distorsionada, o con una banda que cruce toda la pantalla y que diga «COPIA PARA LA TRADUCCIÓN»? De acuerdo, no son perfectas, pero me parece evidente que son un punto de partida mejor para elaborar una traducción de calidad que una pantalla en negro.

    ¿A alguien se le ocurren más ideas?

    By Blogger Carlos Ferrero, at miércoles, septiembre 20, 2006 12:48:00 a. m.  

  • Hola Carlos. Gracias a ti :)
    A mí en una de las empresas de subtitulado para la que trabajo me envían una copia para cargar en un programa especial diseñado por ellos. La imagen es un recuadro pequeñito y en blanco y negro, pero al menos se ve. Llevan muchos años haciéndolo así y nadie se ha quejado... así que el sistema funcionará.

    Un abrazo.
    Eugenia

    By Blogger Eugenia Arrés, at miércoles, septiembre 20, 2006 1:51:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home


 
Get Firefox!