Las palabras son pistolas cargadas

viernes, octubre 06, 2006

Internet: La Ministra de Cultura y la Ñ | The Minister for Culture and the letter Ñ

[Nota: he dudado mucho si etiquetar este post bajo la categoría «Humor» o publicarlo en Lenguas entrelazadas. Finalmente he optado por una visión algo más seria, pero quede el lector advertido de que este asunto tiene más que ver con el humor surrealista que con cualquier otro.]

Parecía imposible, pero Carmen Calvo ha logrado superarse a sí misma. Siento volver a dedicar otra vez espacio a nuestra Ministra de Cultura (una habitual de este blog, y no porque me entusiasme hablar de política, precisamente), pero es que sus últimas declaraciones fueron, como diría un castizo, demasié:

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, dijo hoy [1 de octubre] que "los gestores de la cultura debemos hacer cosas más llamativas" en defensa de esa cultura, y anunció que cuando, en unas semanas, Bill Gates viaje a España para recibir el Premio Príncipe de Asturias, "le pediré el dominio de la Ñ en la red".

"No podemos perder el dominio de la Ñ, que casualmente es la letra que está la palabra español", dijo la ministra en el Congreso de Editores iberoamericanos que se celebra en Madrid [...]

Carmen Calvo [...] prefirió hablar de viva voz e improvisar en vez de leer el discurso que traía preparado [...] [Me imagino el tremendo disgusto de sus pobres asesores, que se habrían pasado horas redactándolo con todo el cuidado posible para evitar que la Ministra soltara alguna de sus «perlas»... y todo para nada.]

(Visto en el diario 20 minutos. Recomiendo también ver los comentarios de José Luis de Vicente y de los lectores en Escolar.net)

Los predecesores de esta ministra habían dejado el listón muy alto. Uno habló en cierta ocasión del «catorceavo niño» (sin embargo, sus limitaciones lingüísticas no le han impedido alcanzar los más altos puestos de la alta política internacional). Otro era un francófilo declarado -¿es alguien capaz de imaginarse a un admirador de una cultura extranjera ocupando el Ministerio de Cultura francés?-. Y otra pensaba que Airbag era una película estadounidense (no obstante, logró auparse a la presidencia de una importante comunidad autónoma, y desde entonces trata de presentarse a sí misma como la Angela Merkel española). Tampoco los consejeros autonómicos de Cultura se quedan atrás: por ejemplo, uno del Gobierno de Manuel Fraga creía que Carmina Burana era una cantante gallega -impagable documento sonoro en la bitácora JamSession-.

Pero Carmen Calvo los ha superado a todos con creces. A la vista está que no sabe nada de Internet; sobre el doblaje y sobre la lingüística no tiene ideas sino ocurrencias; desconoce la Historia (recuérdense sus comentarios en una entrevista de infausto recuerdo sobre la «estancia» de Cervantes en Argel) y la lengua latina; ve a la cultura como una industria -«Hay determinadas áreas en la cultura que tienen un componente puramente industrial»-; no tiene ni idea de cuál es la función de un centro de arte contemporáneo... ¿De qué sabe esta mujer?

Señor Presidente, con todo respeto me dirijo a usted. Si es cierto lo que se rumorea en los mentideros madrileños y va Ud. a realizar una remodelación de su Gobierno antes de fin de año, preste un servicio a la nación y a los contribuyentes: llévela a cabo lo antes posible y aprovéchela para relevar a Carmen Calvo y buscarle un puesto más acorde con sus capacidades. O mejor aún, disuelva el Ministerio de Cultura. Reconozco que sería una faena para los humoristas y viñetistas, pero los ciudadanos nos ahorraríamos muchos bochornos.

Toda persona decente se avergüenza del gobierno bajo el que vive (Every decent man is ashamed of the government he lives under). (H. L. Mencken)

Technorati tags:

1 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home


 
Get Firefox!